¿Cuáles son las novedades de la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial?


El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes, 26 de julio, el anteproyecto para reformar la Ley de Tráfico y Seguridad Vial.
Entre las novedades, destaca especialmente los 1.000 euros de sanción económica para aquellos conductores que den positivo en drogas o superen los límites de alcohol permitidos. Igualmente, incluye la obligatoriedad de utilizar el casco ciclistas en ciudad para los menores de 18 años de edad. Estos son sólo dos de los muchos puntos que se dan cabida.

Más novedades:


Casco
Se trata de una de las modificaciones que más polémica ha acarreado. El nuevo texto recoge que los menores de 18 años deberán llevar casco obligatoriamente cuando circulen en bicicleta por cualquier tipo de vía (urbana, interurbana o travesía). Por su parte, se mantiene la obligatoriedad de llevar casco para mayores de 18 años que circulen en bicicleta en vías interurbanas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que será el futuro Reglamento el que acabe por determinar si habrá alguna obligación adicional sobre el uso del casco.

Alcohol y drogas

La modificación de este precepto en la Ley diferencia de forma muy clara entre la sanción administrativa (que castiga la mera presencia de drogas en el organismo del conductor) y penal (que tipifica la influencia de las drogas en la conducción) recogida en artículo 379.2 del Código Penal.
También se explicita por primera vez en dicha Ley (ya lo estaba en la Ley de Enjuiciamiento Criminal) que la detección de drogas se realizará a través de una prueba salival mediante dispositivo autorizado y posterior análisis de una muestra salival en cantidad suficiente. Estos dispositivos han demostrado ser seguros jurídicamente, poco intrusivos para los conductores y viables policialmente.
Además, la multa por conducir con tasas de alcohol superiores a las establecidas, o con presencia en el organismo de drogas pasará de 500 a 1.000 euros. Esta misma sanción administrativa tendrán los conductores de vehículos y demás usuarios de la vía, cuando estén implicados en algún accidente de tráfico o hayan cometido una infracción y se nieguen a someterse a las pruebas de detección de alcohol o presencia de drogas en el organismo.
Destacar que el proyecto incluye pruebas de drogas y alcohol a los peatones que infrinjan normas de circulación y no solo a aquellos que sean víctimas o copartícipes de un siniestro. La multa también será de 1.000 euros para quienes den positivo.


Velocidad y detectores de radar

Será el Reglamento General de Circulación el que fije de forma concreta las velocidades máximas y mínimas que se establecen no sólo para las vías, sino también para los distintos tipos de conductores y para los distintos tipos de vehículos.
Lo que sí recoge el anexo IV de la Ley es la actualización de los tramos sancionadores y de detracción de puntos ante las posibles modificaciones de las velocidades (130 km/h).
Otra de las novedades es la prohibición de los sistemas de detección de radares, que acarrea la pérdida de puntos. Sanción de 200 euros y 3 puntos del carnet de conducir.


Sistemas de retención infantil
El anteproyecto de Ley también se refiere a los sistemas de seguridad de conductores y ocupantes de los vehículos. Establece la posibilidad de prohibir a los menores la ocupación de los asientos delanteros o traseros del vehículo en función de su talla, medida que deberá ser concretada posteriormente en el Reglamento General de Circulación.

Obras en la vía
Se establece la obligatoriedad, para quienes van a realizar obras en las vías, de comunicar las mismas a las autoridades encargadas de la gestión y regulación del tráfico. De esta manera, se mejorará la coordinación sobre aspectos básicos que tienen lugar en las carreteras, evitando que una intervención en una vía pueda afectar a los conductores o a una prueba deportiva u otro evento autorizado.

Inmovilización del vehículo y caída de carga en la carretera

Se establece de forma expresa como causa de inmovilización, conducir un vehículo para el que se precisa de permiso de conducir de la clase D (autobús) o C (camión) sin tener la correspondiente autorización. La constatación de algunos casos de infracciones que causan gran alarma ha motivado la introducción de esta causa de inmovilización, según la DGT.
También se califica como muy grave circular con un vehículo cuya carga vaya cayendo a la vía por su mal acondicionamiento, creando grave peligro para el resto de usuarios. Hasta ahora, la normativa tipificaba la mala estiba de la carga que causara peligro, pero no se refería a los casos en los que esa mala estiba cayera en la vía, que es todavía más peligroso para los conductores.


Ciclomotores y motocicletas

Se remiten al reglamento las condiciones de uso hasta ahora establecidas en la Ley. El futuro Reglamento prevé la eliminación de la exención del uso del casco (personas provistas de un certificado de exención por razones médicas graves). Consecuentemente, se tipifica como infracción grave el quebrantamiento de esta prohibición (sanción de 200 € y detracción de 3 puntos).
Por último, indicar que el Registro Estatal de Víctimas y Accidentes de Tráfico pasa a denominarse ‘Registro Estatal de Víctimas de Accidentes de Tráfico’ y se crea la Conferencia Sectorial de Tráfico y Seguridad Vial, propuesto por la CORA, para la cooperación entre la Administración General del Estado y las Administraciones autonómicas con competencia ejecutiva en materia de tráfico (Cataluña y País Vasco). Por su parte, el Consejo Superior de Tráfico y Seguridad Vial mantiene su naturaleza de órgano de encuentro y participación y se incluye una nueva función de impulso de la concertación de las Administraciones y entidades competentes en la materia.


Fuentes ;jose.pereztirado.com
julio 26th, 2013 | Posted by Alejandro Bargalló Fontana in Seguridad Vial